OK I GET IT, OK I SEE

schliessemirdieaugenbeide:

Eadweard Muybridge. Plate 197 (Clothed Male and Female Dancing Waltz).
04.19.14 /00:27/ 2
04.18.14 /23:50/ 1
04.18.14 /23:49/ 1
04.18.14 /23:49/ 1
04.18.14 /23:48/ 1
04.18.14 /23:47/ 1

Sin embargo, ¿qué puede haber más íntimo, más esencial a los cuerpos que acontecimientos como crecer, empequeñecer o ser cortado? ¿Qué quieren decir los estoicos cuando oponen al espesor de los cuerpos estos acontecimientos incorporales que tienen lugar únicamente en la superficie, como un vapor en la pradera (menos incluso que un vapor, ya que un vapor es un cuerpo)? Lo que hay en los cuerpos, en la profundidad de los cuerpos, son mezclas: un cuerpo penetra a otro y coexiste con él en todas sus partes, como una gota de vino en el mar o el fuego en el hierro. Un cuerpo se retira de otro, como el líquido de un vaso. Las mezclas en general determinan estados de cosas cuantitativos y cualitativos: las dimensiones de un conjunto, o el rojo del hierro, lo verde de un árbol. Pero lo que queremos decir mediante “crecer”, “disminuir”, “enrojecer”, “verdear”, “cortar”, “ser cortado”, etc., es de una clase completamente diferente: no son en absoluto estados de cosas o mezclas en el fondo de los cuerpos, sino acontecimientos incorporales en la superficie, que son resultado de estas mezclas. El árbol verdea

2ª serie, “De los efectos de superficie”

04.18.14 /17:53/ 1140

De ahí los trastocamientos que constityen las aventuras de Alicia. Trastocamiento del crecer y el empequeñecer: “¿en qué sentido, en qué sentido?” pregunta Alicia, presintiendo que es siempre en los dos sentidos a la vez, hasta el punto de que por una vez permanece igual, por un efecto óptico. Trastocamiento de la víspera y el mañana, esquivando siempre el presente: “mermelada ayer y mañana, pero nunca hoy”. Trastocamiento del más y el menos: cinco noches son cinco veces más calurosas que una sola, “pero por la misma razón, deberían ser también cinco veces más frías”. De lo activo y lo pasivo: “¿se comen los gatos a los murciélagos?” equivale a “¿se comen los murciélagos a los gatos?”. De la causa y el efecto: ser castigado antes de haber cometido una falta, gritar antes de haberse pinchado, volver a partir antes de haber partido por primera vez.

Todos estos trastocamientos tal como aparecen en la identidad infinita tienen una misma consecuencia: la impugnación de la identidad personal de Alicia, la pérdida del nombre propio. La pérdida del nombre propio es la aventura que se repita a través de todas las aventuras de Alicia. Porque el nombre propio o singular está garantizado por la permanencia de un saber. Este saber se encarna en nombres generales que designan paradas y descansos, sustantivos y adjetivos, con los cuales el propio mantiene una relación constante. Así, el yo personal tienen necesidad de Dios y del mundo en general. Pero cuando los sustantivos y adjetivos comienzan a diluirse, cuando los nombres de parada y descanso son arrastrados por los verbos de puro devenir y se deslizan en el lenguaje de los acontecimientos, se pierde toda identidad para el yo, el mundo y Dios. Es la prueba del saber y la recitación, en la que las palabras vienen de través, arrastradas al bies por los verbos, y que destituye a Alicia de su identidad. Como si los acontecimientos gozaran de una irrealidad que se comunica al saber y a las personas, a través del lenguaje. Porque la incertidumbre personal no es una duda exterior a lo que ocurre, sino una estructura objetiva del acontecimiento mismo, en tanto que va siempre en dos sentidos a la vez, y que descuartiza al sujeto según esta doble dirección. La paradoja es primeramente lo que destruye al buen sentido como sentido único, pero luego es lo que destruye al sentido común como asignación de identidades fijas.

Guilles Deleuze, Lógica del sentido, 1ª serie de paradojas: “Del puro devenir”

schliessemirdieaugenbeide:

Llegarán los almendros en flor a tu ventana
huídos de mi pensamiento,
y el temblor del olivo
que se estremece al paso de la noche.

Pero yo, cada vez más perdida en tus palabras,
no tendré fuerza para llegar hasta tu puerta,
me quedaré vagando por las calles,
desgranando temores por la tierra de Kampa,
dialogando confusa con el aire,
bailando cortesmente con el río la danza de la muerte,
con delicados arabesques
y oscuras reverencias.

No intentaré siquiera hablarte con la lluvia,
ni cabalgar el viento
y escondida en sus crines
devolverte el perfume de las rosas

que tú de un solo gesto, de una vez para siempre,
has desenterrado para mí
con toda la encendida primavera.

Clara Janés, [Llegarán los almendros en flor a tu ventana]

Talking to myself all alone
I knew you were glad I was gone

And I think I’m happy too
And I think I’m happy too
Now you’re not forcing me to
Be sweet



(To you, I don’t want you, don’t need you at all)

Canvas  by  andbamnan